De "en la lucha" y la actitud quejosa del panameño

Sin necesidad de investigar a profundidad ni de hacer estudios extensos acerca del comportamiento de nuestra sociedad, puedo asegurar el hecho de que todos los panameños han dicho o dirán esto al menos una vez en su vida. 

Conversación de ejemplo:

Panameñx 1: ¿cómo va todo Fulana*?

Panameñx 2: Bueno aquí Fulano, “en la lucha”, como siempre. 

“En la lucha” es una expresión que usamos los panameños y, si no me equivoco, algunas otros hermanos latinoamericanos para referirnos al sentimiento de que las cosas no están siendo fáciles, de que andamos faltos o cortos de dinero, de que "la cosa ta dura". 

Se refiere al sentimiento de estar, literalmente, en una constante lucha por sobrevivir, cuidar de los nuestros o tener una vida digna según cualquiera que sea nuestro estándar. 

No es noticia ni comentario nuevo, que muchos piensan que el panameño vive para quejarse y se queja para poder vivir. Esto es básicamente una manifestación directa de lo que significa "estar en la lucha".

Hoy, quiero analizar un poco más a profundidad esta expresión que está tan enraizada en nuestra cultura, que ha dejado de ser sólo una expresión y se ha convertido en una actitud colectiva.

Mi intención no es descartar el hecho de que hay personas que SI trabajan duro todos los días para llevar comida a sus hogares o que se esfuerzan muchísimo para que sus hijos puedan asistir a la escuela. Es innegable que hay muchos panameños que, efectivamente, "luchan" todos los días para salir adelante y que hay muchos otros que no son tan privilegiados como tú o como yo, que lees esto desde tu aparato electrónico. 

Dicho esto, me permitiré desarrollar más la idea que quiero compartir con ustedes. 

Panamá, es sinónimo de abundancia.

Prácticamente en cada esquina hay un árbol de fruta, estamos rodeados de dos mares, nuestra tierra es súper fértil, nuestro clima es envidiable. Los pueblos alejados del mar, tienen sus ríos y sus chorros y sus cascadas. Nadie se muere de frío en invierno, porque el invierno panameño no es más que abundancia de agua de lluvia.  (¿Que si todos los años hay inundaciones? Sí. Todos los años. En este caso, si ya sabemos que vienen, entonces, ¿cuáles son las medidas a tomar?)

En fin, Panamá es una tierra sagrada que conecta al mundo, que está llena de oportunidades y de cosas bellas. Y los panameños, vivimos sumergidos en una burbuja hecha de inconformidades e ideas avaras que nos dejan constantemente insatisfechos.

Panamá:

Hay luchas y hay luchas.

Hay luchas que defienden a un pueblo y sus tierras.

Hay luchas que exigen una mejor educación. 

Hay luchas que se indignan ante una democracia torcida.

Hay luchas que unen fuerzas para promover libertades. 

Hay luchas que han dado la vida en busca de soberanía y respeto.

Hay luchas que merecen el esfuerzo.

Hay luchas que valen el peso que cargan aquellos que las luchan.

Pero, panameño quejón: 

Estás en la lucha, pero tienes trabajo. 

Estás en la lucha, pero estás llevando a tu hija al colegio. 

Estás en la lucha, pero en el supermercado encuentras todo lo que necesitas y más. 

Estás en la lucha, pero hoy vas a almorzar sancocho con arroz y tajadas en la fonda de siempre. 

Estás en la lucha, pero ayer te bañaste en el río desde las 10 de la mañana hasta las 5 de la tarde. 

Estás en la lucha, pero tienes una familia con la que compartes tus logros. 

Estás en la lucha, pero hoy no te hace falta un lugar donde descansar. 

Estás en la lucha, pero estás vivo. 

Estás en la lucha, pero se te olvida que esa lucha te ha traído grandes cosas. 

Mi propuesta de hoy es sencilla: cambiemos el "ando en la lucha" por un "ando haciendo lo mejor que puedo" o "aquí, mejorando cada día", o que tal un simple "ando feliz de que hoy me desperté y tengo la dicha de vivir un nuevo día".  

Una expresión es capaz de cambiar una actitud. 

*Fulana o Fulano: se refiere a una persona indeterminada o cualquiera. 

---------------------------------------------

Ayer, mientras escribía este post, me encontré con una vista más universal a esta actitud en un video del gran y joven filósofo Jason Silva. Me pareció muy apropiado agregarlo como un extra, entonces aquí les va:

Jason Silva - Why are we so unhappy?